Hidrógeno: un aliado oculto