Esta década es clave disminuir las emisiones mundiales y el hidrógeno verde juega un rol relevante



“El hidrógeno al 2050 puede ser responsable del 26% de la reducción de las emisiones en el mundo, de acuerdo a Irena, mientras en el contexto nacional significará un 21%”, destacó Rossana Gaete, Directora de H2 Chile en la tercera jornada de Misión Cavendish dedicada a el Rol del H2 Verde en la Transición Energética y la Carbono Neutralidad, organizado por Club de Innovación y la Asociación Chilena de Hidrógeno, apoyados Comité Solar, GIZ y Ministerio de Energía.


“Para potenciar una economía de hidrógeno, necesitamos escalarla. Por otro lado, al igual  que cuando empezaron las energías renovables, hay temas tecnológicos para el hidrógeno que deben desarrollarse, como del mismo modo estar preparados para aprovechar la reducción de costos de la energía”, destacó la profesional.


Para que en Chile se pueda empezar con la industria de hidrógeno verde, debe haber algún incentivo, ya sea estatal o internacional; uno de ellos podría ser el mercado del carbono o fondos asociados al cambio climático, tal como pasó en los primeros proyectos de energía renovables, que comercializando sus emisiones podían obtener un gap más de ingreso adicional para los proyectos, explicó Gaete. Para esto, es vital que el mercado de transacción de emisiones vuelva a reactivarse o surjan nuevas alternativas como la de la actual reforma tributaria que permite la realización de proyectos para offset.


“También debemos contar con una regulación clara y pronto, que permita a esta industria desarrollarse, reducir el riesgo y optar a este tipo de financiamientos para finalmente pensar en exportar y lograr la economía de escala que el hidrógeno requiere. Hay que pensar en grande y no olvidemos que hay otros países mirando esto y vamos a tener que competir como en todo comodity. Es importante tomar la oportunidad ahora. Tenemos que tener certezas que permitan a las grandes poder comenzar y a las pequeñas seguir e intervenir en la cadena de valor del hidrógeno”, resumió Gaete.


La Asesora Internacional en Descarbonización y Energía, además directora de H2 Chile, explicó que el hidrógeno como uso químico es muy relevante en la minería y en la agricultura, por ejemplo, donde el nitrato se usa para las tronaduras y fertilizantes, respectivamente. Antiguamente Chile fue una potencia de nitratos y fertilizantes y hoy esto puede volver a ser una oportunidad de producirlos en el país y bajar la huella de carbono de los productos, tanto agrícolas como mineros, aprovechando el hidrógeno verde que debe introducirse cada vez más dentro de los procesos, ya sea como energético, o como químicos o ambos.



El evento se inició con la presentación de Gonzalo Muñoz, High Level Champion COP25, quien destacó que “es urgente acelerar el hidrógeno verde y no es algo que debemos esperar”. Precisó que se necesitan combustibles limpios como hidrógeno, y por eso es necesario acelerar las curvas, ya que “el hidrógeno verde es clave para llegar a la meta del escenario 1,5 grados que nos hemos propuesto en Acuerdo de París”.


Le siguió Maisa Rojas, Coordinadora Científica COP25 quien, claramente, explicó que el calentamiento global a 1,5º al 2030 significa que las emisiones deben disminuir un 45% respecto al 2010. Demostró que, en cada una de las últimas crisis en el mundo, las emisiones han bajado, pero al momento de recuperar la economía, las mismas vuelven a subir y más que antes. Ahora bien, post covid19 “no podemos permitir que esto se repita.

La cantidad de recursos que se van a movilizar para recuperar la economía, debe ser clave en esta década”. Es así que las decisiones que se tomen para salir de la crisis que vive el mundo actualmente, deberá ser en acuerdo y respetando los compromisos climáticos y para llegar a la meta, la disminución de emisiones debe ser un 7% anual. El desafío es grande, concluyó la profesional.


Rainer Schröer, Director del Programa de Energía Renovable y Eficiencia Energética de GIZ, explicó la función de la organización alemana en el país, destacando el apoyo que brindan en la elaboración de la Estrategia Nacional de Hidrógeno. Presentó un estudio, encargado por el Ministerio de Energía, que propone un plan de acción regulatorio donde mencionó 17 proyectos nacionales prioritarios en torno al desarrollo del hidrógeno, que sean para consumo energético y que aborden la mayor cantidad de etapas de la cadena de valor, entre los cuales están los sistemas de combustión dual hidrógeno-diésel para camiones de extracción mineros; el programa tecnológico para celdas combustibles en minería subterránea; producción de hidrógeno verde para síntesis de amoníaco; inyección de hidrógeno verde en redes de gas natural; uso de sistemas de calefacción en base a hidrógeno, y la generación de este recurso mediante electrólisis del agua para uso en hornos, entre otras iniciativas.


El documento señala una lista de materias para regular, las que son: Dispensado de hidrógeno a vehículos y maquinarias; Almacenamiento de hidrógeno a granel; Transporte por carretera de hidrógeno energético a granel; Maquinaria y vehículos industriales a hidrógeno; Generación de hidrógeno combustible; Generación, almacenamiento y redes interiores de hidrógeno sustancia peligrosa; Combustión de hidrógeno en hornos y calderas; Distribución de hidrógeno en red de gas; Redes interiores de hidrógeno; Combustión de hidrógeno en artefactos; Generadores eléctricos con combustión dual con hidrógeno; Transporte por carretera de hidrógeno sustancia peligrosa a granel; Generadores eléctricos con celdas de combustible a hidrógeno.


Concluyó que es relevante en la Estrategia Nacional de Hidrógeno considerar el fomento del desarrollo de un mercado nacional de hidrógeno verde, pues Chile tiene el gran potencial de producirlo a base de energías renovables, pudiendo exportar en el futuro, y de esta forma contribuir en la mitigación del cambio climático.


“Europa va a ser una importadora de hidrógeno. Va a necesitar en su industria, en consumo residencial, energético, y lo va importar de la zona sur del continente como norte de África, pero también desde España”, dijo Javier Brey, Presidente de la Asociación Española de Hidrógeno.

Si bien es cierto, Chile será más competitivo en precio en el futuro, España será exportadora también de tecnología para producir hidrógeno. Y, como también se importará desde otros lugares, el país ibérico busca ser el hub donde pueda llegar el gas importando.